En YOSOY no nos gustan los aditivos, pero

¿Qué son realmente los aditivos?

Son ingredientes que no aportan ningún valor nutricional, sólo tienen una función “física”: estabilizar, conservar, aromatizar… generalmente tienen nombres raros y hace que las listas de ingredientes de los alimentos sean interminables y que nadie las entienda.

Para localizarlos es fácil, a menudo van marcados con una “E” bastante sospechosa.

¡Vaya! que para
nosotros sobran...

¿Por qué la industria alimentaria los utiliza?

Muy simple, con estabilizantes y aromas resulta muy fácil camuflar imperfecciones de la materia prima o del producto final, una buena goma o un buen aroma hace que ni el mejor sommelier perciba un grano de baja calidad o una bebida “mal cocinada”.

Por eso en YOSOY nos ha obsesionado des del inicio comprar la materia prima de máxima calidad y desarrollar nuestras propias máquinas y procesos de licuar.
Así podemos sustituir los aditivos por calidad y tecnología. Es la mejor forma para no tener que esconder nada, y si un día encuentras un grumo, lo sentimos, trabajamos duro para que no ocurra pero no lo hacemos echando mano de estabilizantes.